Venecia

Captura de pantalla 2018-11-09 a las 16.54.46

Ayer me topé con esta pareja. Eso de ahí no es un puente, es seguramente una tubería de agua. Hay que saltar una valla para sentarse en ese lugar. Berlín tiene más puentes que Venecia. Todos nos preguntamos qué debe haber en el fondo de esos canales, fantaseamos con historias de la guerra, con lo fácil que sería caerse, con secretos y noches de locura. A menudo nos sentamos en los bordes de piedra e intentamos imaginar el sonido de las gaviotas o un horizonte que a veces se nos hace demasiado lejano. Ya no nos importan las ratas que saltan al agua. El romanticismo en esta ciudad está extrañamente alejado de todo lo que hemos aprendido, lo simple (y quizás romántico) es que no hay límites. Creo que funciona así, por lo menos esa pareja parece que anda por buen camino.